Páginas vistas en total

jueves, 21 de mayo de 2015

Un coche en Bogotá.

Mira la N.T del Autor del Dibujo.*(2)

No, no soy Paulo Cohelo invadiendo el Blog de Algoritmo Mental. Ni por el titulo me voy a dedicar a la poesía Latino americana. Simple y llanamente que hace poco aprendí una cosa maravillosa en el curso de Super Aprendizaje de la Escuela de la Memoria (Si quieres hacerlo te dejo un codigo promocional que te ahorra 5 cucas: marcogb)y son: Los Acrósticos y Acrónimos.
¿Y que es eso? Pensareis vosotros, muy fácil, según la RAE son:
acróstico, ca.
(Del gr. ἀκροστίχιον, fin de un verso).
1. adj. Dicho de una composición poética: Constituida por versos cuyas letras iniciales, medias o finales forman un vocablo o una frase. U. t. c. s. m.
2. m. Palabra o frase formada con la composición acróstica.
3. m. Pasatiempo que consiste en hallar, según indicaciones dadas, las palabras que colocadas en columna formen con sus iniciales una palabra o frase.

acrónimo.
(Del gr. ἄκρος 'extremo' y -ónimo).
1. m. Tipo de sigla que se pronuncia como una palabra; p. ej., o(bjeto) v(olador) n(o) i(dentificado).
2. m. Vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última, p. ej., ofi(cina infor)mática, o, frecuentemente, por otras combinaciones, p. ej., so(und) n(avigation) a(nd) r(anging), Ban(co) es(pañol) (de) (crédi)to.

Y buscando y pensando encontré dos reglas en el foro de Art Of Memory(Hi Josh!) y las reformulé para que podáis agregarlas a vuestro armamento super secreto(!Espera¡ Si lo hago publico ya no es Super Secreto...Ouch!) de Super Estudiantes.
Y es....S.E.A V.O.G.O.T!
Ok, vale. Mejor que os lo explique. 
S.E.A: Un coche SEAT de Ojos Saltones y Llorosos que Corre Asustado por BOGOTá.
Veo que todavía no lo pilláis.
S.E.A: Sensorial(V.O.G.O.T), Emocional(Divertido, impactante), Acción(Movimiento)
V.O.G.O.T: El orden en que se deben de usar los sentidos para hacer una asociación mnemotécnica muy fuerte en la memoria cuando asociáis dos datos entre sí; Vista, Oído,Gusto, Olfato,Tacto(ordenado de mayor a menor complejidad e impacto. !Pero no debe de faltar ninguno¡)

Y ahora cuando entréis en vuestro Palacio de la Memoria(P.M), cada vez que asociéis algún concepto a un Locii del P.M recordad ...S.E.A V.O.G.O.T!*(1)

N.T del Autor: ningún coche de ninguna marca ha sido asustado en ningún lugar del mundo, todo parecido con la realidad es pura coincidencia.
(1)N.T del autor: podeis resumirlo todo en ¡P.M:S.E.A. V.O.G.O.T! (!Un Policia Militar conduce un Seat de Ojos Saltones y Llorosos Asustado y COrriendo por todo Bogotá¡)
(2)N.T del Autor: El dibujo es creación mia hecha en 5 minutos con una Tableta bamboo Wacom y el software linux de MyPaint. No es el greco pero para expresar lo que quiero decir no te quejes.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Pensar en puertas nos hace olvidar… literalmente

Pensar en puertas nos hace olvidar… literalmente
Imagen: Las puertas ejercen una influencia sobre nuestra memoria [Fuente: Alan Walker]
Autor: Adrian TrigliaFuente: psicología y mente 

Pensar en puertas

Muchas veces ocurre que, al pasar de un sitio a otro, olvidamos lo que íbamos a hacer. Es frecuente que esto ocurra cuando trazamos recorridos a los que ya estamos acostumbrados: ir al trabajo, a la escuela, etc. Nos damos cuenta, así, de que hemos tomado subconscientemente la ruta hacia nuestra oficina cuando en realidad queremos ir a visitar a un amigo, sólo porque ambas rutas comparten el tramo inicial y estamos más acostumbrados a ir hacia el trabajo que a visitar el piso del compañero. Esto se explica porque, al haber pasado tantas veces por el mismo sitio, nuestro cerebro codifica esta ruta como el camino a seguir por defecto, le da al botón del “piloto automático” y, mientras nuestros pies nos llevan tranquilamente por la ruta equivocada, nosotros podemos dedicarnos a pensar en otras cosas más interesantes. Sin embargo, en otras ocasiones nos olvidamos totalmente de lo que íbamos a hacer cuando estamos en nuestra propia casa, un sitio que frecuentamos tanto que no hay una “ruta por defecto”.  En estos casos, lo único que queda en nuestra consciencia es una sensación de haber tenido un objetivo muy claro segundos atrás, un propósito que ya no existe más que como una desorientación inexplicable. Además, como consecuencia de este aturdimiento nos cuesta recapitular mentalmente las acciones que hemos llevado a cabo justo antes de encontrarnos donde estamos y, quizás por eso, no advertimos que lo último que hemos hecho antes de que nuestro destino desapareciera de nuestra mente es… pasar por una puerta.

Secuencias cortadas

Sorprendentemente, la clave de estos pequeños misterios cotidianos podría estar justamente ahí, en las puertas. Existen indicios de que pasar por una influye en nuestros recuerdos de manera inconsciente y que, en realidad, el simple hecho de imaginar que pasamos por una puerta puede causar estos borrones de memoria (Radvansky et al, 2011) (Lawrence & Peterson, 2014). Es decir, que pensar en puertas puede facilitar que olvidemos el hilo conductor de lo que estábamos haciendo. La explicación es problemática, pero podría ser la siguiente: las puertas actúan como divisores de nuestros recuerdos. Quizás por cuestión de rendimiento, nuestro cerebro parte nuestro flujo de experiencias en porciones más pequeñas. En ese sentido, la representación mental de una puerta actuaría como desencadenante de una de estas divisiones ejercidas sobre nuestra mente, cortando inconscientemente la “narración” de los hechos que vamos viviendo. Podemos pensar en estos fragmentos como las tomas cinematográficas que dividen una película cualquiera. De manera fortuita, aspectos importantes a la hora de desarrollar un plan de acción pueden perderse en este proceso de “corte” y no pasar al siguiente fragmento: por eso muchas veces nos levantamos del sofá y terminamos paralizados por la incerteza unos metros más allá.

¿Sólo ocurre al pensar en puertas?

Sin embargo, por esta misma lógica hay otros elementos que pueden tener el mismo efecto sobre nosotros. Por ejemplo, se ha llegado a observar cómo las frases que introducen una discontinuidad temporal producen el mismo efecto. Así, cuando leemos algo parecido a “una semana después…”, nuestra capacidad para asociar recuerdos es menor para aquellos recuerdos que se encuentran a uno y otro lado de esa división temporal si los comparamos con recuerdos que se encuentran en un sólo fragmento (Ezzyat et al, 2010). Es también por este mecanismo de división por lo que es tan fácil tener la necesidad de releer las últimas líneas después de darnos cuenta de que la narración que estamos leyendo ha dado un salto en el tiempo o en el espacio (y, por lo tanto, es diferente a la última que recordamos). La culpa no es del libro, ni tiene por qué ser debido a que  lo que leemos carezca de interés. El responsable de que sucedan estas cosas es el sistema de ensamblaje de recuerdos que opera en nuestro cerebro.
Esto último es interesante porque resalta en carácter simbólico de este proceso. No es que estemos biológicamente predispuestos a olvidar al pensar en puertas, es que este es un efecto secundario de la carga simbólica de estos artefactos. Esto significa que prácticamente cualquier otro fenómeno perceptivo puede producir en nosotros el mismo efecto si subconscientemente le asignamos un significado similar al que suelen tener las puertas. ¿Oyes eso? Son los psicoanalistas, que ya están afilando sus lápices.

Referencias bibliográficas:
  • Ezzyat, Y. y Davachi, L. (2010). What constitutes an episode in episodic memory? Psychological Science, 22(29), pp. 243-252.
  • Lawrence, Z. y Peterson, D. (2014). Mentally walking through doorways causes forgetting: The location updating effect and imagination. Memory, doi:10.1080/09658211.2014.980429
  • Radvansky, G. A., Krawietz, S. A. y Tamplin, A. K. (2010). Walking through doorways causes forgetting: Further explorations. The Quarterly Journal of Experimental Psychology, 64(8), pp. 1632-1645.

miércoles, 29 de abril de 2015

Mapa conceptual de las inteligencias multiples.

Compartimos una interesante infografía sobre “Mapa Conceptual de las Inteligencias Múltiples de Gardner”, fuente: Blog de Gevin.

Alimentos buenos para el cerebro

Avena, arándanos, yogur o pescado azul… Todos ayudan a mantener la salud del cerebro. Y su acción se potencia con el ejercicio
Alimentación equilibrada
Como advertía Don Quijote a Sancho, «la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago». No hay que olvidar que los neurotransmisores que rigen el ánimo y el comportamiento se forman con los nutrientes que ingerimos. Por eso, el cerebro, como el resto del organismo, se beneficia, y mucho, de una alimentación equilibrada. Como regla general, lo que es bueno para el corazón también lo es para el cerebro. De ahí que sea más que aconsejable evitar comidas ricas en grasas animales y azúcares, que aumentan el colesterol y los niveles de glucosa. Porque el colesterol elevado y la diabetes son factores de riesgo para patologías como el alzhéimer o el ictus. El libro “Cocina para tu mente”, editado por Blume y escrito por la bioquímica Perla Kaliman y el cocinero Miguel Aguilar, proponen interesantes recetas para combinar los mejores alimentos para el cerebro.

Café, té verde y chocolote negro: el trío que mejora la memoria
cafe te verde chocolate
Si quiere mejorar su memoria, debería tomar una buena taza de café después de aquello que le interese recordar, según un estudio publicado la semana pasada en «Nature Neurocience». Esta bebida estimulante no sólo nos mantiene despiertos sino que se perfila, en la dosis adecuada, como un alimento neuroprotector que potencia la memoria a largo plazo. No es el único con estas propiedades sobre el recuerdo y la cognición. El chocolate negro -a través del flavonol epicatequina- mejora también la memoria, posiblemente incrementando el flujo sanguíneo al cerebro. Pierde esta propiedad cuando se combina con leche. Y el té verde además de ayudarnos a recordar mejor -no hay que olvidar que los tres tienen cafeína- tiene efectos cognitivos saludables y actúa como ansiolítico. Los últimos estudios indican que podría retrasar el envejecimiento cerebral y enfermedades neurodegenerativas.
Yogur: conexión intestino-cerebro
yogur
Las bacterias intestinales, consideradas como nuestro «segundo genoma», ejercen una influencia sobre el cerebro que se está empezando a conocer y valorar-
además de ser importantes en el desarrollo de patologías como la obesidad, influyen en nuestro estado de ánimo y están implicadas en la salud mental y el desarrollo del cerebro.
El yogur no sólo ayuda a regenerar la flora intestinal. Algunos estudios apuntan a que también es capaz de mejorar el estado de ánimo.



Pescado azul: cerebro más joven con omega 3
salmon
Los ácidos grasos omega-3, presentes en pescado azul como atún, sardina, boquerón, salmón, caballa o palometa, entre otros, han demostrado un papel protector frente patologías neurodegenerativas como el alzhéimer.
Al parecer, las grasas poliinsaturadas ingeridas atraviesan la barrera que aísla el cerebro y equilibran los parámetros relacionados con esta enfermedad en el líquido cefalorráquideo.
Los omega-3 parecen ser eficaces también para retrasar la progresión del deterioro cognitivo leve en las primeras fases.


Avena: para equilibrar el sistema nervioso
avena
Tomada en el desayuno, esta gramínea ayuda a controlar el azúcar en sangre y mantiene también a raya los niveles de colesterol, dos parámetros fundamentales para la salud cerebral.
La avena además tiene un efecto directo sobre el sistema nervioso: es ansiolítica, aunque de acción lenta, y combate el estrés.
Tomada con regularidad mejora la concentración y el rendimiento en épocas de especial esfuerzo intelectual, como los exámenes.


Arándanos: para rendir mejor
aranano
Los frutos rojos y morados, son una importante fuente de polifenoles (que también contiene el té verde), esenciales para combatir el estrés oxidativo.
En especial los arándanos rojos tienen un alto contenido en el flavonoide proantocianidina, asociado a una disminución del riesgo de enfermedad cardiovascular.
De eficacia probada en la reducción infecciones urinarias recurrentes, el arándano rojo americano -fresco, congelado o en zumo- mejora también los problemas oculares y auditivos y es saludable.

Parece que potencia la circulación sanguínea del cerebro y algunos estudios sugieren que mejora el rendimiento cognitivo.


Soja: contra el declive cognitivo
soja
Rica en fitoestrógenos, es conocida su indicación para prevenir los trastornos asociados a la menopausia. Pero no es su única virtud.
El consumo regular de soja ayuda también a prevenir la arteriosclerosis, tan perjudicial para la buena salud no sólo cardiovascular, sino también cerebral.
Además es efectiva para paliar el declive cognitivo asociado a la edad y mejora la orientación espacial, al menos en mujeres, según algunos estudios recientes.

Coles: protección para el cerebro
lombarda
Coliflor, repollo, coles de Bruselas, rúcula o nabo, y especialmente lombarda y brócoli, todas de la familia de las crucíferas, aportan sulforafano, un antioxidante con propiedades neuroprotectoras.
A diferencia de lo que ocurre con las vitaminas, esta molécula beneficiosa para el cerebro se forma precisamente al cocinarlos, cortarlos o masticarlos. Además de sus probadas propiedades anticancerígenas, el sulfofarano tiene efectos protectores frente a la isquemia cerebral, hemorragia, daño cortical o inflamación.
Además ayuda a preservar la integridad de la barrera hematoencefálica, cuya integridad está empezando a considerarse crucial en las patologías neurodegenerativas.

Ejercicio: alimento mágico para el cerebro.
ejercicio cerebror
No nos hemos equivocado. Se trata de un saludable consejo que forma parte del saludable estilo de vida mediterráneo: «Poco plato y mucho zapato».
El ejercicio es una especie de «alimento mágico para el cerebro». Y es que las propiedades saludables de estos alimentos sobre el cerebro se multiplican con el ejercicio, que además ayuda a producir neuronas nuevas.
La actividad física estimula la producción del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (FNDC), relacionado con la nutrición del tejido nervioso, fundamental para la supervivencia de las neuronas y el establecimiento de nuevas conexiones.

viernes, 17 de abril de 2015

Curso de nemotecnia

Buenos días, hoy comparto con vosotros un curso de nemotecnia que realice hace tiempo , hoy lo libero en la web. Esta dividido en mas de 30 micro lecciones de 5 minutos para comodidad del usuario, el enlace para descargarlo esta aquí(para ver los vídeos tenéis que usar VLC: