Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Antes de empezar a leer o estudiar

Introducción:

Te propongo una forma distinta de ponerte a estudiar/leer algo cuando:
  • el interés que despierta en ti es nulo o casi nulo,
  • se te hace muy cuesta arriba ponerte con ello,
  • no sabes nada al respecto pero te parece o estás seguro de que no te va a gustar,
  • se trata de un tema que te resulta aburrido,
  • por razones como las anteriores, continuas posponiendo su estudio/lectura una y otra vez.

Vas a necesitar lo siguiente:

  • papel,
  • lápices de colores, rotuladores o ceras,
  • tu imaginación
  • tu creatividad
  • saber elaborar un Mapa Mental/Conceptual. Muy brevemente: se trata de crear un dibujo con forma de araña o árbol, de manera que de la idea o ideas principales, la información se expande en forma de ramas y hojas y toda la información está disponible a golpe de vista.

Proceso:

Elabora un Mapa Conceptual o Mental en el que vas a responder a las siguientes preguntas o, lo que es lo mismo, vas a tener los siguientes nodos (puntos dentro del mapa, unidos por ramas):
  • ¿Sobre qué crees que trata el texto a leer o la información a estudiar?
  • ¿Cuáles son las ideas principales y los conceptos más importantes?
  • ¿Qué conocimiento previo tienes sobre ello?
  • ¿Qué esperas aprender?
  • ¿Qué te gustaría aprender?
Desarrolla cada uno de los puntos anteriores hasta donde puedas. Empieza de forma muy abstracta y general y acaba siendo lo más concreto posible. Por ejemplo, a las tres primeras preguntas, podrías elaborar un Mapa Mental parecido al de la figura de abajo, para un texto que vas a leer sobre “Bases de Datos” en el campo de la Informática.
Como ves, no se trata de ser implacables contigo mismo. Lo que no sabes no lo pones, pero intenta poner todo lo que te parezca, incluso si no tiene sentido, ya tendrás tiempo de modificarlo.

Beneficios:

  • rompes la resistencia inicial a ponerte con ello
  • te vas a sorprender gratamente al darte cuenta de todo lo que ya sabes
  • es más divertido que sin hacerlo de esta forma, sobre todo si trazas dibujos y utilizas colores
  • predispones tu mente a aprender
  • dejas tu mente lista para recibir nueva información
  • refuerzas enlaces mentales entre la información que ya sabías
  • alcanzas un nivel de comprensión mayor en menos tiempo y con menos esfuerzo (lo mismo ocurre con la memorización, empleas menos tiempo y te cuesta menos)
  • ahorras tiempo, sobre todo, a medio y largo plazo

Para acabar,

Aplica el sentido común y básate en la experiencia. En ambos casos, la práctica es la clave. Prueba esta forma de empezar a leer un libro nuevo o a estudiar un tema nuevo y observa los resultados.