Páginas vistas en total

domingo, 8 de abril de 2012

Cómo olvidar todo lo estudiado tras hacer el examen

El “atracón” del final

¿Te resulta familiar eso de no acordarte de nada de lo que te examinaste hace unos meses?, ¿incluso hace unos días?
Suele ocurrir sobre todo cuando tu forma de estudiar es la de dejarlo todo para el final. El famoso “atracón” justo antes del examen. Es decir, pospones el momento de la memorización para muy poco antes de examinarte (el último día o la última semana).

Poco (o mucho) después

Tras ello ya no hay más repasos, de forma que poco a poco la información va perdiendo fuerza en tu cerebro  o, lo que es lo mismo, las uniones entre neuronas (Sinapsis) se debilitan y la información retenida ya no fluye con tanta facilidad como el día del examen. Se desvanece. Cuando esto ocurre más adelante en la carrera, en los estudios, ya trabajando, estudiando Oposiciones, etcétera, podrás verte en alguna situación parecida a éstas:
Te dices: “vaya, pues eso me suena de algo, ¡qué rabia!” o
“¡si esto me lo acabo de estudiar! [hace unos días], ¿por qué no me acuerdo ya?”
“eso lo he dado yo pero no me acuerdo” o algún compañer@ de estudios comenta:
“eso lo dimos en su momento, ¿cómo es posible que no te acuerdes?”

La fórmula para olvidarte de lo memorizado

De manera que, si no quieres acordarte de lo que has estudiado para un examen ya nunca más. No lo repases. No falla. Es tan fácil como seguir la Curva del Olvido de Ebbinghaus y ver que una semana después de memorizar ya puedes haber olvidado hasta el 50% de lo que estudiaste.

La clave para recordar lo memorizado

Lo contrario se cumple de la misma forma. Especialmente en aquellas ocasiones en las que se requiere una preparación a medio-largo plazo como es el caso de las Oposiciones, Selectividad, Reválida, Universidad (como norma general) o cualquier tipo de pruebas de conocimiento en las que el volumen de información sobre la que se examina es muy grande.
Es decir, que no puedes estudiarlo todo la última noche. No te da tiempo y necesitas al menos varios días o una semana de estudio previo.
Por ejemplo: hace dos días memorizaste algo y no lo has repasado desde entonces, lo normal es que no recuerdes más del 30% de lo que estudiaste, si decides hoy ver cuánto recuerdas (fíjate en la Curva del Olvido según Ebbinghaus). Y no es porque seas un@ zoquete. Eso nos pasa a tod@s. Así funciona tu cerebro y el de tod@s los demás.
Por eso es tan importante la labor de repaso cuando te preparas a medio-largo plazo.
¿Te has visto alguna vez en alguna situación en la que sabes que has estudiado (y te han examinado de) lo que tienes delante pero no te acuerdas de nada o casi nada?
¿Te frustras cuando ha pasado una semana o quince días después de haberte estudiado unos temas y al ponerte a repasarlos una semana o quince días después apenas recuerdas lo que memorizaste?
Foto: Flickr

Artículos relacionados: